Habilidades del Emprendedor: Equipo de Trabajo (Parte 2)

Continuando con nuestros artículos de emprendimiento, innovación y creación, es momento de seguir hablando acerca de las habilidades de todo emprendedor, ayer mencionamos acerca de liderazgo clic aquí. Hoy hablaremos acerca del Trabajo en equipo, el cual  para un emprendedor es una forma de llegar fácilmente a implementar su negocio y llegar a las metas propuestas. Lastimosamente, hay ocasiones en las cuales nos confundimos todos y creemos que trabajar en equipo es lo mismo a trabajar en grupo. Por eso ¿Cuál es la diferencia?, ¿Será lo mismo?

Lo cierto es que por naturaleza, el hombre es un ser social y por ello requiere de otros individuos para poder crecer y desarrollarse. Dentro de los diversos grupos de interacción humana, como la familia, los compañeros de oficina, los compañeros de la escuela o los amigos, surgen y se forman los equipos de trabajo al organizar alguna actividad específica para alcanzar una meta dada.

En los equipos, se ponen en juego las personalidades de los involucrados, así como sus habilidades y cualidades. Éstas se otorgan al equipo para lograr una meta común. De esta forma práctica se puede observar el significado del trabajo conjunto, aunque definirlo es un poco más complicado. Con frecuencia, se escucha la siguiente expresión “trabajo en equipo” durante la realización de tareas que exigen la colaboración grupal, el desarrollo de proyectos o al emprender ideas con varias personas que se conocen entre sí… pero ¿realmente esto es trabajar en equipo?

En su definición se puede decir que un equipo es un número pequeño de individuos con capacidades complementarias, comprometidas con un propósito, un objetivo de trabajo y un plan comunes, además de que comparten las responsabilidades. Entonces, se puede decir que un equipo es una unidad compuesta por un número indeterminado de personas, quienes se organizan para la realización de una tarea concreta. Están relacionadas entre sí y, por esta condición, interactúan para alcanzar las metas y objetivos que se han propuesto.

Además, reconocen que se necesitan mutuamente para dicho fin y se ven como una unidad. Así pues, podemos definir el trabajo en equipo como un grupo de personas que tiene una perspectiva organizada y clara sobre sus metas, que trabaja de manera interdependiente donde todos los miembros participan de forma activa y coordinada, que aportan sus cualidades y buscan el mejor desempeño posible para el bien del proyecto y el cumplimiento de sus metas comunes. El trabajo en equipo ha ganado importancia dentro de las empresas, donde poco a poco se ha vuelto una necesidad debido a las exigencias de calidad, eficacia y competitividad que la sociedad espera del sector empresarial. El mundo moderno demanda el mayor aprovechamiento y ahorro de recursos, así como calidad de trabajo, eficiencia e innovación. Todas éstas son cualidades que muy difícilmente un solo individuo puede generar adecuadamente, ya que alcanzar y mantener el éxito en las organizaciones contemporáneas requiere talentos que son prácticamente imposibles de encontrar en un sujeto aislado. Las nuevas estructuras de las organizaciones precisan una mayor interacción entre las personas, lo que sólo puede lograrse con una actitud cooperativa

De hecho, todos hacen trabajo en equipo, aunque muchas veces no lo noten. Esto es fundamental en la vida, desde el núcleo familiar hasta la empresa. Algunos autores señalan que, para que un equipo de trabajo se desempeñe adecuadamente, es necesario cumplir con algunas condiciones, con las 5 C:

Complementariedad: cada miembro domina una parte determinada del proyecto. Todos estos conocimientos son necesarios para sacar el trabajo adelante y lograr los objetivos.

Coordinación: el grupo de profesionales, con un líder (para saber que es un lider clic aquí) a la cabeza, debe actuar de forma organizada con vista a sacar el proyecto adelante.

Comunicación: el trabajo en equipo exige una comunicación abierta entre todos sus los coaboradores, esencial para poder coordinar las distintas actuaciones individuales.

Confianza: cada persona confía en el buen hacer del resto de sus compañeros. Esta confianza le lleva a aceptar anteponer el éxito del equipo al propio lucimiento personal.

Compromiso: cada miembro se compromete a aportar lo mejor de si mismo, a poner todo su empeño en sacar el trabajo adelante.

De esta manera, si aplicamos las 5C el éxito en el trabajo de equipo está más que asegurada y así, el éxito del proyecto, ya que la finalidad del equipo es lograr el objetivo dado en la visión del negocio.

En próximos artículos seguiremos explicando las habilidades del emprendimiento. Déjanos tu comentario y opina al respecto.


PAGE TOP