POTENCIAS ACUERDAN FECHA PARA TREGUA EN SIRIA

Hoy se acordó la interrupción de la violencia en Siria, que sería lograda en el plazo de 7 días, así como el fortalecimiento de la ayuda humanitaria en este país. Dicho acuerdo fue liderado por EEUU y Rusia, quienes durante la rueda de prensa conjunta dejaron entrever que los problemas entre estas dos potencias siguen estando presentes.

Este compromiso se dio después de más de seis horas de negociaciones del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, el que se encuentra conformado por las potencias de EEUU y Rusia, así como Turquía, Irán, Arabia Saudí, Catar, Egipto, Francia, Alemania y Reino Unido, que se reunió en Múnich (sur de Alemania).

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, anunció en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, que se habían puesto de común acuerdo el “ambicioso” objetivo de disipar  la violencia en el país árabe en por lo menos una semana.

Para deliberar cómo se podrá lograr este cese temporal de la violencia hacia un alto el fuego que pueda ser de manera constante, Kerry enfatizó que se pondrá en marcha, en el marco de Naciones Unidas, un grupo de trabajo con una presidencia compartida por Rusia y EEUU.

Pero para que los conflictos puedan finalizar, se deben tener en cuenta dos excepciones: por un lado permite las acciones defensivas y, por otro, no afecta a las acciones militares contra los grupos terroristas.

John Kerry emitió estas declaraciones durante una rueda de prensa, en la cual estaba acompañado del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y un enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, tras la reunión que mantuvo hoy en Múnich (sur de Alemania) el Grupo Internacional de Apoyo a Siria.

“No llegamos a un acuerdo sobre el cese inmediato de los bombardeos rusos, pero tenemos un compromiso con un proceso que si funciona, podría cambiar la situación”, así lo expresó una fuente diplomática occidental.

El secretario de Estado recalcó que esta posible tregua duradera en Siria, y la mejora de la ayuda que se brinda a la población civil, sólo se podría lograr su cada una de las partes implicadas en las negociaciones trabajan con Rusia.

Kerry enfatizó que a pesar de que en ocasiones anteriores el grupo había “animado” a lograr una tregua, en esta oportunidad se “ha decidido específicamente un proceso y un calendario, y se ha acordado hacer todo lo que esté” al alcance de los países que han dado su voto y palabra para ayudar.

El secretario de Estado recalcó que las medidas que han tomado para cumplir con este acuerdo se implementarán esta misma semana y comenzará a aplicarse en las áreas más afectadas, las rurales, las remotas y las sitiadas, entre ellas la ciudad de Madaya, pero que finalmente se podrán aplicar también en el resto de regiones de dicho país.

Serguéi Lavrov, por otro lado, destacó la intención de Rusia y la coalición liderada por EEUU de coordinarse en el ámbito militar, como uno de los avances más significativos del acuerdo alcanzado en Múnich. “Es un cambio cualitativo que llevamos pidiendo desde hace tiempo y ahora aplaudimos”, aseguró.

El valor de este acuerdo sellado en Múnich, indicó Kerry, “se medirá por lo que pase en el terreno” y no por “las palabras escritas en un papel”: “Tenemos que asegurarnos de que esto se implemente, incluida Rusia, incluida Irán”, aseveró.

El ministro ruso no dejó cabos sueltos, por lo que dejó en claro que el término de la violencia acordado “no incluye a las entidades terroristas” Dáesh (acrónimo del grupo Estado Islámico, en árabe) y Al Nusra [vinculada a Al Qaeda]”, lo que podría ocasionar un problema sobre qué entra dentro de esta definición según cada parte. “Entiendo que nosotros y la coalición liderada por EEUU seguirán luchando contra estos grupos. Los terroristas están fuera de este compromiso”, afirmó.

Así mismo, Washington y Moscú establecen diferencias en su valoración de las acciones que está llevando a cabo el ejército del presidente Bachar al Asad con el apoyo aéreo ruso. Mientras Lavrov legitimó el uso de la violencia para recuperar el terreno arrebatado “ilegalmente” al gobierno por los grupos rebeldes, Kerry tildó de “acción agresiva” los avances militares en torno a Alepo,.

También se nota otra diferencia entre Rusia y EEUU sobre el futuro de Asad, si bien es cierto, ambos países concordaron en que debe ser el pueblo sirio, en unas negociaciones, las que establezcan cómo se regirá el país tras la guerra.

“Hay diferencias sobre el resultado (de la negociación de paz). Este es el desafío aquí. Lo mejor que podemos hacer es seguir trabajando de forma colegiada para ver cómo se puede acabar esta guerra”, aseguró Kerry.

Con respecto a esta transición política, el secretario de Estado de EEUU aseguró no hacerse “ninguna ilusión” y reconoció que serán necesarias las cesiones de todas las partes para alcanzar un acuerdo. “Estamos convencidos de que es el único modo de que Siria sobreviva y florezca” es el proceso político, afirmó el secretario de Estado, que apuntó al “futuro de Asad” como el principal escollo, algo que en todo caso “se tiene que resolver en el proceso de la negociación” entre el gobierno y la oposición de Siria.


PAGE TOP