Contundente: Real goleó al Sevilla 4-0

Categórico y contundente, así se vio el día de ayer al Real Madrid, quien goleó 4-0 al Sevilla, y aun se aferra a la lucha por la liga BBVA. La BBC, trilogía merengue, regresó triunfal a los campos de fútbol y con su pegada habitual condujo una clara victoria, la cual los pone muy cerca del segundo lugar, y tras el empate del cuadro culé, se puso a 10 puntos del lider Barcelona.

Entre Bale, Benzema y Cristiano, Real Madrid liquidó a un Sevilla que no tuvo la misma pólvora ni el acierto imprescindible para puntuar en el Santiago Bernabéu, demostrando así porque es el único equipo que no  ha podido ganar como visitante en esta temporada.

Benzema, quien volvía tras cuatro partidos ausente por lesión, abrió el marcador con un gal temprano. Cristiano, ante su rival favorito, increíblemente falló un penal, pero tuvo la fe para resarcirse. Y Bale, muy activo por la derecha, marcó un doblete para su cuenta.

Sin embargo, a pesar de a buena labor que tuvieron los delanteros, no se puede dejar pasar la importancia de Keylor Navas en este Real Madrid. El internacional costarricense es un seguro de vida y de nuevo lo demostró al detener su tercer penalti de la temporada, a Kevin Gameiro, cuando el partido estaba más que vivo. Ahora se le conoce como “San Keylor”, el portero es seguridad absoluta.

Zinedine Zidane, técnico merengue, apostó de entrada por el regreso de la BBC y situar al brasileño Casemiro en la medular junto a Kroos y Modric, con lo que se quedaron en el banquillo James Rodríguez e Isco. Mientras que por el lado del Sevilla, el técnico Emery también se vio condicionado por la gran cantidad de bajas y planteó un 4-4-1-1 que le pudo haber reportado réditos, pero no le acompañó el acierto ni un mayor atrevimiento.

El cuadro sevillano solo dio dos sustos, pero se encontró de repente con un magnífico disparo de Karim Benzema a bote pronto tras un envío desde la derecha de Bale que comezó a dinamitar su sueño.

El Real Madrid volvió a jugar una primera media hora sensacional. Con el partido de cara desplegó un fútbol fluido y fácil con el que llegó en repetidas ocasiones a la meta del Sevilla, pero ahí se encontró con un inspirado Sergio Rico, que se esforzó demasiado, es más al galés Bale, se le anuló un gol.

Capeaba a los 26 minutos, se encontró con un penalti a su favor en una falta que no representaba peligro por un inocente agarrón de Raphael Varane a su compatriota Adil Rami. Otro galo, Kevin Gameiro, el artillero sevillista esta campaña, fue el encargado de lanzarlo pero Keylor Navas, demostró porque es considerado como el mejor portero de la liga, y tapó el penal con mucha facilidad; el arquero volvió a demostrar su gran habilidad en esta suerte y detuvo su tercer penalti del curso para mantener en ventaja a su equipo, que aminoró el ritmo y la fábrica de ocasiones ante un Sevilla que no daba tampoco la sensación de atreverse realmente a ir a por el partido y se esmeraba más en cerrar espacios y esperar alguna contra.

Real Madrid, a pesar de su dominio en el partido, no había conseguido cerrar el partido antes del descanso. Emery apostó en el intermedio por dar entrada a Reyes, un jugador que colaboró decisivamente en una Liga como futbolista blanco, en lugar del luso Diogo.

Y fue el internacional andaluz el primer gran protagonista del segundo periodo. Primero porque colaboró en que su equipo se hiciera con el mando del balón, pero en el aspecto negativo, no sin polémica, porque el colegiado entendió que derribó a Modric dentro del área.

Cristiano Ronaldo, pudo sentenciar las cosas, pero lanzó demasiado alto, ni al arco iris entraba esa pelota. Dejaba con tanta vida al Sevilla que el cuadro andaluz igualó dos minutos después por medio de Gameiro, pero el árbitro anuló el tanto pese a que parecía que el delantero del cuadro andaluz había partido en posición reglamentaria.

A pesar de haber fallado un penal, el portugués, ante su rival favorito, no podía permitirse ese error y aprovechó un gran pase de Danilo para resarcirse y firmar el 2-0.

Sin tiempo para que el sevilla se de cuenta de lo que pasaba, Gareth Bale recibió una magnífica asistencia de Benzema y, a puerta vacía, tuvo su recompensa, zanjó por completo el encuentro.

Quisieron luchar hasta el último, pero volvieron a tener la pólvora mojada y hasta les faltó algo de suerte tras el desgaste acumulado en el partido ante el Basilea de la Liga Europa. Además, ahí seguía Keylor Navas, inconmensurable e impenetrable. Mientras, Zidane ofreció a Bale, Casemiro y Benzema la ovación del Bernabéu cuando fueron reemplazados.

Zidane, estratega merengue, sabe que a Bale y Benzema, tras sus respectivas lesiones, los tiene que cuidar para acudir con todo al clásico de la próxima jornada en el Camp Nou y poder de darse una satisfacción ante el Barcelona pese a que el conjunto de Luis Enrique Martínez tenga la Liga en su poder.

Jesé Rodríguez aprovechó los minutos de los que dispuso de nuevo para reivindicar sus ganas y su fútbol. El canario demostró su hambre, como hizo durante todo el choque otro canterano, Nacho Fernández, que justificó la llamada de Vicente del Bosque con un gran partido.

Ahora veremos que pasa la próxima fecha, cuando se dé el clásico español, millones de aficionados estarán pendientes para ver cual de los se llevará la victoria.


PAGE TOP