CURIOSAS MÁQUINAS DE EJERCICIO VICTORIANAS

¡Y nos imaginamos todo lo que cuesta ir a un gimnasio! La mayoría de nosotros nos matriculamos, pagamos, iniciamos con muchas ganas, nos ejercitamos, y a los pocos meses nos borramos de la lista porque sinceramente no lo utilizamos, pues hace mucho que dejamos de ir. En la época victoriana empezó a ponerse de moda hacer gimnasia y muchos médicos recetaban a sus pacientes hacer ejercicio, utilizándolo como una forma de mejorar la salud de todas las personas. Pero, al igual como nos sucede a nosotros, a muchos de ellos también les resultaba muy pesado ejercitarse y hallaron una solución: ¡máquinas que hicieran la gimnasia por ti! O por lo menos que la hicieran más llevadera y efectiva. Lo curioso es que muchas de esas máquinas, son los que inspiraron a los modernísimos aparatos que podemos ver en cualquier gimnasio actual.

Las primeras máquinas de gimnasio

A principios del siglo XX, la mayoría de personas no podían imaginar que si hacíamos uso de algunas máquinas, podríamos ejercitarnos y mantener un buen estado físico, y hoy incluso se demuestra, que también un buen estado mental. Luchar contra el sobrepeso, así como intentar marcar el abdomen, eran prioridades que interesaban a pocos, o casi nadie.

Las máquinas hechas a mano con materiales muy costosos eran utilizadas en barcos trasatlánticos para los pasajeros de primera clase y en los Spas de lugares turísticos (en ambos casos, sólo para la elite). Estas personas que exigían exclusividad, nunca pudieron imaginar que su uso se difundiría en cada casa de la clase media.

Incluso se sabe que los pasajeros del barco más famoso, el Titanic, también contaba con un gimnasio implementado con las máquinas más modernas de aquella época, que por cierto también se perdieron en el fondo del mar.

Se considera que el norteamericano Arthur Jones fue el primer fabricante de máquinas de gimnasio modernas y el fundador de la compañía Nautilus. A principios de la década de los setenta, él presentó la Blue Monster, máquina que permitía ejecutar ejercicios básicos para bodybuilding.

Fueron precisamente las máquinas producidas por la compañía Nautilus las que hicieron populares a los entrenamientos de fuerza, la cultura del fitness y los aeróbicos, actividades que daban sus primeros pasos en aquella época, y ejemplos de su uso lo dieron: Jane Fonda, cuando lanzó su curso de videos, y Arnold Schwarzenegger cuando llegó a Estados Unidos.

Durante una entrevista, Arthur Jones manifestó que supo de las máquinas de Gustav Zander muchos años después de haber hecho sus propias máquinas. Como él mismo lo indicó, el objetivo de haber fabricado esas máquinas era para facilitar y mejorar los resultados de los entrenamientos de fortaleza.

Los interesantes artilugios, creados por el inventor Dr. Gustav Zander, fueron fotografiados en 1892. La mayor parte de estas máquinas fueron inventadas por él a finales del siglo XIX y eran para ejercitar diferentes partes del cuerpo, tal como lo hacemos ahora. Aquí presentamos algunas de ellas y para qué sirven. Como vemos, sus principios son muy similares a las que podemos encontrar hoy en día en cualquier sala de fitness. Eso sí, al parecer esas maquinitas les ahorraban mucho esfuerzo, o porqué no decirlo, creo que no realizaban ninguno. ¡También es increíble la ropa que llevan para hacer gimnasia!

 

 

Las fotografías en blanco y negro muestran las creaciones del Dr. Gustav Zander, el hombre acreditado como el primer inventor de máquinas para hacer ejercicios.

 

 

victorian-exercise-machine-4

Este es para estirar el tronco. Reforzaba la musculatura de la espalda y los hombros. A través de una polea se tensaba la cuerda que iba desde la cintura y los hombros hasta un contrapeso.

 

 

victorian-exercise-machine-8

Este aparato, mediante un mecanismo rodante al que podías ajustar la resistencia, ayudaba a ejercitar los pies, tobillos y piernas ¡sin quitarse los zapatos!

 

 

Esta máquina se utilizaba para trabajar los brazos

Este ingenioso invento te ayudaba a conseguir unos buenos bíceps. Mediante unos rodillos y unos pesos se flexionaban los brazos de una manera cómoda.

 

 

 

victorian-exercise-machine-5

Este masajeador circular abdominal, te ahorraba el trabajo de sudar haciendo abdominales. Sus rodillos te ahorraban la fatiga.

 

 

máquina Gustav Zanders

Esta máquina fue antecesora de las hoy conocidas bicicletas estáticas.

máquina Gustav Zanders

Esta máquina daba pequeños golpes en los muslos  para fortalecerlos

Las maquinas del Dr. Zander fueron diseñado para ayudar a los entrenamientos para diferentes partes del cuerpo

Cada foto muestra como las máquinas del Dr. Zander ayudan a los entrenamientos para las diferentes partes del cuerpo – al igual que las maquinas que vemos hoy en día en los gimnasios modernos.

PAY-Dr-Gustav-Zander

Las fotografías fueron tomadas en 1892 y se mantienen guardadas en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de Estocolmo.

 

 

 


PAGE TOP