Airbus construirá la primera nave espacial de carga interplanetaria de la historia | Life

Sponsored Links

Airbus y la Agencia Espacial Europea, ESA, se encargarán de una parte muy importante de la misión que le ha encomendado la NASA al rover Perseverance. Deberán construir la primera nave que transportará muestras de suelo marcianas de vuelta a la Tierra.

Ya no sólo necesitamos naves para que nos transporten al espacio y nos permitan visitar otros planetas, también es necesario contar con naves que ejerzan de carga de regreso a la Tierra y nos traigan cosas de esos planetas vecinos que estamos explorando. 

Mientras la NASA manda hacia Marte al rover Perseverance, los europeos completan la otra parte de la misión. Este rover se encargará de recopilar rocas y otros materiales del planeta rojo para que los examinemos una vez de vuelta a casa. Pero del transporte de esas rocas de vuelta a nuestro planeta se encargará la ESA y la nave que han encargado a Airbus

Más en concreto, la encargada de esta tarea sea la división de Airbus-France, la misma que se ha ocupado de construir el satélite ANALIS-II para Corea del Sur. Airbus se va a encargar de dar forma a la que será la primera nave de carga interplanetaria de la historia de la humanidad, a la cual se le ha bautizado como «Orbitador de retorno de la Tierra» (ERO), que se lanzará hacia Marte en algún momento de 2026.


Viajar al planeta rojo puede suponer un trayecto de unos 180 días, durante ese periodo los primero humanos que se adentren en esta aventura se enfrentan a una serie de peligros. Para protegerlos la Agencia Espacial Europea (ESA) propone que hibernen dentro de la nave. 

Ero será un enorme satélite 6,5 toneladas que utilizará una mezcla de propulsión química y eléctrica para llegar a Marte y orbitar el planeta. Con unas enormes alas cubiertas por paneles solares alcanza una envergadura de 39 metros. Estos paneles le permitirán hacer todo el viaje de ida y el de vuelta. 

Su misión, aunque parece sencilla, es de lo más compleja. Debe ir hasta Marte, orbitar el planeta recoger las muestras tomadas por el rover Perseverance y después volver rumbo a la Tierra. “Esto no es solo el doble de difícil que cualquier misión típica de Marte; es dos veces al cuadrado, cuando piensas en la complejidad involucrada«, explica a la cadena BBC el Dr. David Parker, director de robótica y exploración humana en la ESA (Agencia Espacial Europea).

La carga tampoco es poca cosa, este satélite debe recoger 36 contenedores con las muestras que el rover ha ido acumulando, los contenedores son del tamaño de una pelota de fútbol. Pero todavía hay un paso aún más complicado, el rover dejará los contenedores en el módulo de aterrizaje, en un vehículo que ascenderá y se colocará en órbita para encontrarse con el satélite de la ESA. 

Para eso, aún es necesario que la NASA coloque un cohete en la superficie de Marte a lo largo de esta década para colaborar en la recuperación de esas muestras marcianas. Hasta aquí todo lo que sabemos, no se ha establecido por el momento fecha límite para que el ERO con las muestras regrese a nuestro planeta, pero la cooperación internacional para llevar esta misión a buen puerto ya es todo un éxito.