Crecimiento Empresarial – Parte 1

05-04-2016

Todos tenemos el sueño del negocio propio, muchos pasan años ahorrando con tal de lograr la tan ansiada estabilidad económica; sin embargo antes de hacer realidad la idea de negocio es importante definir los objetivos de futuro negocio que supone delimitar, concisa y claramente, los principales campos competitivos dentro de los cuales operará en el Mercado, es momento de tomar notar de lo siguiente:

  • Sector de actividad: Hace referencia a la gama de industrias que, agrupadas por la actividad que despliegan, van a suponer el entorno en que se desarrollará la empresa.
  • Producto: Las empresas deben decidir qué productos lanzarán al mercado y mediante la aplicación de qué tecnologías serán fabricados.
  • Competidores: Se debe acotar el conjunto de empresas dedicadas a la fabricación de productos similares con quienes la empresa competirá en calidad, servicios o precios.
  • Definición del público objetivo: Se refiere a las características propias de los consumidores del producto, esto es, el tipo de mercado al que se dirigirá la empresa.
  • Definición de la integración vertical: Presupone el grado en el cual la corporación abastece internamente sus necesidades.
  • Definición del área geográfica: Hace referencia a la delimitación territorial que define el área de influencia de la empresa, es decir, a la zona o región en la que operará esta (ciudad, comarca, región, país, etc.).

En este artículo analizaremos el primer punto, a saber, el Sector de actividad. Al definir estos elementos, estamos definiendo una visión que debe inspirar los movimientos del negocio a lo largo de un período de, al menos, diez años.

Definición de Estrategias generales o ventajas competitivas

El emprendedor deberá seleccionar qué estrategia utilizará para competir en el Mercado.

Liderazgo en costos: Basar la estrategia o ventaja competitiva de la empresa en el liderazgo en costos en un sector industrial concreto supone que esta tenga las siguientes características o, al menos, una gran parte de ellas:

Requiere la construcción agresiva de instalaciones de gran capacidad de producción y eficiencia.

  • El bajo costo con relación a los competidores es el objetivo que inspira toda la estrategia, aunque la calidad, el servicio y otras áreas no deben ser descuidadas.
  •  El bajo costo proporciona defensas contra los PROVEEDORES PODEROSOS dando más flexibilidad para enfrentarse a los aumentos de precio de las compras.
  •  Los bajos costos, por lo general, colocan a la empresa en una posición favorable con relación a sus competidores en el sector industrial frente a los POSIBLES PRODUCTOS SUSTITUTOS.
  •  Alcanzar una posición general de bajos costos suele requerir una elevada participación en el mercado u otras ventajas, como un más fácil acceso a las materias primas.
  •  La implantación de una estrategia de Liderazgo en costos suele requerir una inversión fuerte de capital inicial en equipos de primer nivel, precios agresivos y pérdidas iniciales para lograr la participación en el mercado.

Estrategia de diferenciación: Es una estrategia que, si bien resulta incompatible con una alta cuota de mercado, permite la obtención de rendimientos mayores al promedio del sector. Proporciona un aislamiento contra la rivalidad entre los competidores, debido a la lealtad de los clientes hacia la marca y, asimismo, aumenta los beneficios, evitando la necesidad de diseñar estrategias de bajo costo. Ofrece unos altos márgenes y cierta posición de fuerza para tratar con los proveedores y mitigar el poder del comprador, ya que carecen de alternativas comparables.

Estrategia de enfoque: La estrategia de Alta segmentación o Nicho implica el enfoque de la empresa sobre un grupo de compradores con necesidades específicas con el objetivo de lograr ampliamente sus objetivos en su sector de pertenencia. La estrategia está basada en la premisa de que la empresa puede operar con mayor eficacia que sus competidores en su estrecho objetivo estratégico, por consiguiente, la empresa que consigue una alta segmentación está en condiciones de obtener mayores beneficios que el promedio de sus competidores. Por otra parte, la incorporación de este enfoque a la estrategia empresarial puede estar justificada por la selección de objetivos menos vulnerables a los productos sustitutivos que, eventualmente, puedan aparecer en el mercado.

Como hemos visto, podemos darnos cuenta la importancia que tiene poder distinguir el sector de actividad al cual pertenecerá la empresa, a su vez como esta será diferente a las demás, mediante el costo, la diferenciación y el enfoque que esta pueda tener. Pero ¿Como podemos ofrecer un producto o servicio de calidad?, y más importante aún ¿Cómo podemos clasificarlo? Lo veremos en un próximo artículo.

lee el siguiente artículo aquí


PAGE TOP