Crecimiento Empresarial: Producto- Parte 2

Cuando nos dirigimos a un mercado meta, lo que más deseamos es poder superar las expectativas que tengan nuestros posibles consumidores; es por ello que es de fundamental importancia hacer un estudio de mercado; en un artículo anterior vimos cuales eran las ventajas competitivas que tenemos que tener sí o sí, si quieres leer el artículo, haz clic aquí.

Pero así como es tan importante analizar y saber cuales son las ventajas que la empresa en sí debe tener, debemos tener muy en claro que producto vamos a ofrecer, de que manera podríamos clarificarlo y que marca tendríamos que darle, ya que esta es fundamental a la hora de querer sacar adelante el producto.

Asi que es momento de seguir con nuestro crecimiento empresarial; recuerda que lo que te brindamos a continuación son solo sugerencia, ya que estamos convencidos que para el crecimiento empresarial, lo que se necesita es una estrategia de marketing. Empecemos con la clasificación.

  1. Clasificación de los productos y sus implicaciones en la estrategia de marketing.

Bienes según su duración o Tangibilidad:

Bienes de consumo no duradero: Son aquellos que, siendo tangibles, suelen consumirse rápidamente. Debido a esto, se compran con frecuencia. La estrategia apropiada es hacerlos disponibles en muchos lugares, aplicar un pequeño margen y anunciarlos intensamente con objeto de inducir a su prueba y a la preferencia por ellos.

Bienes de consumo duradero: Estos bienes son tangibles y generalmente pueden usarse muchas veces. Este tipo de bienes necesita de un mayor margen y precisa una mayor garantía por parte del vendedor.

Bienes según el hábito de compra:

Bienes de conveniencia: Los bienes de conveniencia son aquéllos que el consumidor adquiere frecuentemente de forma inmediata y con un mínimo esfuerzo a la hora de efectuar comparaciones y decidirse.

Bienes de compra: Estos bienes son aquéllos adquiridos por el consumidor tras un proceso de selección, basándose en la conveniencia, calidad, precio y estilo. Como ejemplo, pueden citarse los muebles, la ropa, los autos de segunda mano o los electrodomésticos de identidad.

Bienes de especialidad: Son aquellos productos que tienen características únicas o identificaciones de marca y para los cuales un grupo significativo de compradores está dispuesto a realizar un esfuerzo especial de compra. Como ejemplos se pueden citar automóviles, artículos de alta fidelidad, máquinas fotográficas y trajes.

Bienes no buscados: Son aquellos cuya existencia no es conocida por el consumidor o que, conociéndola no desea comprar. Nuevos productos, tales como detectores de humo o procesadores de alimentos, son bienes no buscados hasta que el consumidor entra en contacto con ellos a través de la publicidad. Los clásicos ejemplos de bienes no buscados son los seguros de vida y las enciclopedias.

2. La clasificación de los bienes incorporables puede ser:

Materiales y conjuntos incorporables: Se refiere a los bienes adquiridos por el fabricante para producir otros nuevos. Se pueden clasificar en dos grupos: materias primas, y materiales parcial y totalmente manufacturados.

Bienes de capital: Son mercancías destinadas a la fabricación de otros bienes. Pueden considerarse dos grupos: instalaciones y equipos accesorios.

Suministros y servicios: Son productos que no entran en absoluto a formar parte del producto terminado, pero que resultan imprescindibles en el proceso de producción.

Estrategia de marca

Para desarrollar una estrategia de Marketing sobre productos individuales, el emprendedor tiene que adoptar decisiones en materia de marca. La marca es un aspecto fundamental en la estrategia de producto. Una denominación de marca poderosa tiene clientes fieles cuando un número suficiente de consumidores demanda esa marca y rehúsa las sustitutivas, incluso a menor precio. A la hora de elegir nombre para sus productos, los fabricantes se enfrentan a varias opciones. Pueden distinguirse cuatro estrategias para la designación de marcas:

  • Nombres de marca individuales: esta política es seguida por Procter & Gamble, que produce Ariel, Pampers, Duracell, etc.
  • Una misma denominación de marca para todos los productos: esta política es seguida por Nestlé, Gloria, etc.
  • Denominación de marca por líneas de productos: esta política es seguida por Tiendas por departamento como Ripley y Saga Falabella, que vende ropa masculina con marcas propias..
  • Marca designada a través del nombre de la empresa junto con el nombre de cada producto individual: esta política es seguida por Kellogg´s (los Crispies de Kellogg´s).

Como hemos podido ver, el analizar bien que producto ofreceremos es importante, puesto que de esto depende por decirlo así las metas que puedan tener la organización. Tal vez te preguntes ¿Porque? Simple, ¿Que sucedería si ponemos las metas, creamos una misión y visión, si no tenemos en claro que producto ofreceremos? La respuesta sería que no podríamos hacer absolutamente nada. Pero esto no es todo, se requiere de mucho más para llevar a cabo nuestro plan de marketing, el cual nos ayudará a tener ese crecimiento empresarial.

En un próximo artículo hablaremos del mercado en sí, y como debe ser el estudio de este. Así que no te pierdas la siguiente parte del artículo.


PAGE TOP