EL PARLANTE-CARACTERISTICAS

27-02-2016

speakers-864497_1280

“Parlante” es un término genérico que se refiere a una amplia variedad de transductores que convierten la energía eléctrica en energía acústica, o sonido. En un sistema de sonido, los parlantes juegan un papel muy importante, ya que son el último eslabón entre la fuente de sonido y las personas que asisten a un determinado evento. Por ello a continuación proporcionaremos información básica para ayudarle a entender las características de un parlante de modo que usted puede hacer una selección adecuada. Normalmente los principales atributos de un parlante son indicados en las especificaciones, como son la respuesta de frecuencia, manejo de potencia, la sensibilidad, la impedancia, y las características direccionales.

 

Respuesta de frecuencia

Esta especificación nos dice el rango de frecuencias con que el parlante ha sido diseñado, para reproducir sonidos con precisión dentro de un margen de frecuencias dado. Lo ideal es que deseamos un parlante que puede reproducir con precisión todas las frecuencias dentro del espectro acústico de sonido.

 

Manejo de potencia

Esto característica especifica la cantidad máxima de potencia que puede manejar con seguridad un parlante.

 

Sensibilidad

Esta especificación nos dice las SPL producidas por un watt de potencia aplicada en la entrada de un parlante medido a una distancia de un metro directamente delante del parlante. Por ejemplo, si la sensibilidad de un altavoz se muestra como 98 decibelios (dB), sabemos que un watt aplicado en la entrada del parlante dará como resultado 98 dB-SPL a un metro delante del parlante. Un parlante con alta sensibilidad es siempre deseable, ya que requiere menos energía desde el amplificador para producir más sonido. Un aumento en la sensibilidad de 3 dB crea un aumento en las SPL delante del parlante que es efectivamente el doble de la potencia amplificada.

 

Impedancia

Esta característica es la total oposición o resistencia al flujo de la corriente alterna en un circuito eléctrico. El máximo de la potencia es transferida cuando la impedancia de la carga (parlante) coincide con la impedancia de origen (amplificador). Por ejemplo, si la potencia de un amplificador es de 100 watt con una carga de 8 ohmios, un parlante de 8 ohmios a 100 watts tiene el potencial de transferir los 100 watts del amplificador completamente.

 

Características direccionales

El método que más común que se usa para especificar las características de los parlantes direccionales es por indicación de sus dispersiones horizontales y verticales, que son por lo general mostradas por separado en grados. Estas cifras representan normalmente los puntos en los que se van perdiendo aproximadamente 6 dB en comparación al nivel que se obtiene delante de un parlante directamente. Con el fin de especificar las características direccionales de un parlante, a veces se proporcionan diagramas polares. Estos diagramas polares pueden especificar con exactitud la cantidad de pérdida que podemos esperar en cualquier punto, tanto horizontal como verticalmente. Debido a que la dispersión de un parlante cambiará significativamente dependiendo de la frecuencia que se está reproduciendo, los fabricantes ofrecen comúnmente en los diagramas polares varias frecuencias diferentes. A medida que se estudie los diagramas polares, notara que cuanto mayor sea la frecuencia, más direccional se convierte el parlante. Si las especificaciones que se obtienen hay una dispersión promedio y no se proporcionan diagramas polares con frecuencias específicas, los ángulos de dispersión representan un promedio que se aplica sólo a la gama media y alta gama de frecuencias. Esto es porque todos los parlantes tienden a ser omnidireccional a frecuencias más bajas. Una guía sencilla para ayudar a determinar si el parlante que está siendo utilizado es capaz de proyectar el sonido a la distancia deseada es recordar que mientras menor sea la dispersión, mayor será la distancia de cobertura de sonido que podrá extender el parlante. A la inversa, cuanto mayor sea la dispersión, más corta es la distancia de la cobertura de sonido que el parlante pueda extender. Es útil saber que el tamaño del cono del parlante también tiende a influir en sus características de dispersión, ya que la direccionalidad de un parlante depende de la relación entre el tamaño del parlante y la longitud de onda de la frecuencia que se está reproduciendo. Como un ejemplo, un parlante de 12 pulgadas (300 mm) tiene una dispersión más estrecha que un parlante de 4 pulgadas (100 mm), especialmente en los rangos primario del habla. Del mismo modo, la guía de ondas de la bocina, será más capaz de controlar las frecuencias más bajas. Este conocimiento ha demostrado ser útil cuando se trata de proyectar el sonido a una distancia mayor.

Tecnología

Posted by LR


PAGE TOP