EL HOMBRE QUE ESTUVO PRÓFUGO DURANTE 56 AÑOS  

 

 

Frank Freshwaters era un joven de 21 años de edad, recién casado, con cara de niño – sin antecedentes penales y un trabajo en la industria del caucho en auge – cuando su coche a toda velocidad chocó contra un padre de tres hijos que se dirigía a su casa en la oscuridad antes de la medianoche del 3 de julio de 1957.

El accidente en la calle del sur de Arlington en el sureste de Akron, acabó con la vida de un hombre y – para Freshwaters- se ponen en marcha una serie de eventos aparentemente sacados de un guión de Hollywood.

Una historia cuyo giros y vueltas, como el encarcelamiento en una infame prisión, un escape de una granja de la prisión, la vida agitada y escapando utilizando una identidad falsa, una nueva oportunidad de libertad otorgada personalmente por el gobernador de Virginia Occidental – culminó en un golpe simple en una puerta de la caravana de su casa en Melbourne, 56 años más tarde.

Responde a la llamada. A través de la puerta abierta, un adjunto del sheriff del condado de Brevard levantó una imagen en blanco y negro de Freshwaters como un hombre joven. Le preguntó si Freshwaters, ahora de 79 años de edad con una barba blanca, gafas y adelgazamiento del cabello blanco, cogida en una cola de caballo, reconocía a  aquel hombre.

“No lo he visto en mucho tiempo”, respondió Freshwaters.

El adjunto a continuación, hizo la pregunta, aunque ambos sabían la respuesta. “Es usted, ¿no es así?”

Sí, lo era.

El Servicio de alguaciles de EEUU- U.S. Marshals Service Northern Ohio Violent Fugitive Task Force- había creado una nueva Unidad que pasó meses desentrañando el pasado enrevesado de Freshwaters.

“La captura de Freshwaters, es la captura más larga en la historia de los Alguaciles de Estados Unidos, que data de 1789,” dijo Pete Elliott, Mariscal EE.U del Distrito Norte de Ohio. Nadie en ese periodo de tiempo ha estado siempre en la clandestinidad durante tanto tiempo alguna vez, 56 años, y más tarde fue capturado por los Alguaciles de Estados Unido en todo el país”, dijo Elliott

 

El prófugo que huyó de la justicia durante 56 años

 

 

Freshwaters era buscado por el asesinato de Eugene Flynt, a quien golpeó con su auto a los 24 años de edad. Flynta era un veterano del ejército y un trabajador Goodyear que acababa de estacionar su camioneta después de su turno en la fábrica. Estaba cruzando la carretera para volver a casa con su esposa y tres hijos pequeños.

“Su esposa, Garnet, lo vio aparcar el camión y giró para poner el café para él. Ella oyó el choque y dio vuelta a la ventana para verlo volar por el aire, ” hizo un informe Beacon Journal Akron en una historia de primer página. El vehículo de Freshwaters había estado viajando 50 millas por hora en una zona de 35 millas por hora, según su acusación del gran jurado, cuando se estrelló contra Flynt, matándolo. Freshwaters fue condenado de homicidio sin premeditación de segundo grado. En 1959, él se escapó de una granja de prisión de Reformatorio de Estado de Ohio, se dirigió al  sur y pasó más de medio siglo manteniendo secreto pasado y viviendo bajo un nuevo nombre William Cox.

 

 

 

Freshwaters, de 79 años, de barba blanca y cola de caballo gris, tenía delante el retrato de la ficha policial de un joven de 23 años que miraba desafiante a la cámara: su propia imagen.

“Dijo que no lo había visto en mucho tiempo”, relata el mayor Tod Goodyear de la oficina del alguacil del condado de Brevard, en el centro de Florida. “Luego básicamente lo reconoció y dijo: ‘Me tienes'”.

Agentes federales y estatales lo habían confrontado con una vieja foto justo cuando se bajaba de su motorhome en Melbourne. Llevaban una semana vigilándolo. Aunque vivía como William Harlod Cox, los oficiales sabían perfectamente cuál era su verdadera identidad.

Eso, gracias a una trampa que le habían tendido para que firmara una documentación y así obtener sus huellas dactilares.

Freshwaters había sido condenado por haber matado a un peatón en 1957. Su sentencia inicial, de 20 años de cárcel, había sido suspendida.

Sin embargo, violó los términos de su libertad condicional al sacarse una licencia de conducir.

Entonces fue ingresado en el Reformatorio Estatal de Ohio y luego en un centro de mínima seguridad de donde se escapó en 1959.

Los 56 años prófugo solo se vieron brevemente interrumpidos en 1975, cuando fue detenido en West Virginia.

La detención fue posible gracias al trabajo de un oficial federal al que ese año le encargaron los “casos fríos”.

Las pistas que consiguió lo llevaron a Florida y allí efectivamente estaba Freshwaters.
Pero entonces, el gobernador rehusó enviarlo a Ohio, así que fue liberado y volvió a desaparecer.

Esta vez parece haber tenido menos suerte pues ya está encarcelado sin posibilidad de fianza por su condición de fugitivo interestatal.

 

 

Eugene Flynt holds his baby son, Richard, at a home

En esta foto vemos a  Eugene Flynt, quien hoy en día está enterrado en una ladera cubierta de hierba suave en Hillside Memorial Park, cerca de Ellet, Ohio. Richard Flynt, su hijo quien también está en esta foto, mantiene la bandera de EE.UU. que fue cubierto en el ataúd de su padre, junto con una caja que contenía su ropa militar.


PAGE TOP