Peligrosa moda: niños que se emborrachan con gel antibacterial

En los últimos años, ha crecido una tendencia bastante particular, peor también peligrosa entre niños de Estados Unidos: beber gel antibacterial ya sea como forma de embriagarse o para cumplir un reto impuesto por sus compañeros.

La tendencia de embriagarse con gel antibacterial es reciente en Suecia. Sin embargo, en Inglaterra y Estados Unidos (EE.UU.) se han registrado múltiples casos de envenenamiento durante los últimos cinco años.

En EE.UU. esta peligrosa moda se inició a partir del 2010, una conclusión a la que llegó el farmacéutico Gaylord López, director del Centro Toxicológico de Georgia, tras hallar en la data de 55 centros de toxicología sucesivos casos de niños con niveles altísimos de alcohol en la sangre y el reporte de alrededor de 85.000 llamadas a la línea de asistencia telefónica relacionadas con envenenamiento.

“Si una botella de vodka contiene 40 % de alcohol etílico, un envase pequeño de gel antibacterial puede tener hasta 90 %”, explicó a BBC Mundo el especialista.

López recordó que precisamente el año 2010 se popularizó el uso del gel antibacterial en aeropuertos, escuelas, clínicas y por consumidores particulares, ante la emergencia sanitaria por el virus de influenza H1N1. “Desde 2010, la cantidad de casos ha aumentado en un 400 %”, dijo.

Uno de esos casos es el Nhaijah Russell, de seis años, que ingirió tres o cuatro chorritos de un antiséptico de manos líquido con sabor a fresa cuando estaba en su escuela en Atlanta.

 El gel contenía suficiente alcohol para emborracharla peligrosamente, llegó a urgencias sin  las palabras y sin poder caminar.

El nivel de alcohol en sangre de Nhaijah era de 0.179, el doble de lo que se considera legalmente ebrio en un adulto, de acuerdo con el doctor Chris Ritchey, quien la atendió en urgencias en el Centro Médico Gwinnett cerca de Atlanta.

Los doctores tuvieron que observar a Nhaijah toda la noche en un hospital infantil cercano para buscar signos de trauma cerebral dado que el alcohol había causado que cayera y se pegara en la cabeza, dijo.

“Fue algo atemorizante”, dijo la madre de Nhaijah, Ortoria Scott. “Pudo haber sido letal para mi hija”. El envenenamiento por alcohol puede causar confusión, vómito y mareo. En casos severos, un niño podría dejar de respirar.

Cada vez más niños “juegan” a emborracharse con gel antibacterial

 

Desde 2010, las líneas de ayuda de los centros de salud en Estados Unidos han visto un incremento de casi 400% en las llamadas relacionadas con niños menores de 12 años que han ingerido antiséptico para manos, de acuerdo con un análisis realizado por el Georgia Poison Center.

“Los niños están usando estos productos con mayor frecuencia, y desafortunadamente, hay un porcentaje de ellos que llega a urgencias”, dijo el doctor Gaylord López, el director del centro.

Según se reportan, durante los últimos meses, los casos de niños y adolescentes con niveles extremadamente altos de alcohol en sangre atendidos en las salas de urgencias de varios países del mundo, estaban relacionados a la peligrosa moda de beber el gel antibacterial que se utiliza para desinfectar las manos.

Este producto contiene etanol, el componente químico del alcohol etílico, y deja a los menores de edad con síntomas parecidos a quien consume excesivas cantidades de cerveza, vodka o ron.

El porcentaje de alcohol en los antisépticos en gel está entre el 45 a 95%, ingerir aunque sea una pequeña cantidad –tan poco como dos o tres chorritos en algunos casos- puede provocar envenenamiento por alcohol. En comparación, el vino y la cerveza contienen un 12% y 5% de alcohol, explicó López.

El pasado 24 de febrero las autoridades de la ciudad sueca de Karslkoga ordenaron a las farmacias colocar el producto en los mostradores, donde el personal autorice su venta dependiendo del cliente.

La mayor cantidad de casos es presentada en niños

De la data analizada por el farmacéutico, los niños entre 10 y 12 años son los que más han ingerido el químico en EE.UU., y la mayoría no tenía intención de embriagarse. “Muchos lo hacen por curiosidad, porque tiene un olor agradable”, dijo.

Pero, adultos con un historial de alcoholismo también han usado el gel para embriagarse, según reportó BBC en 2009.

“Las personas que lo ingieren a propósito muchas veces le añaden bebidas energizantes o jugos para mitigar el fuerte sabor”, señaló López. Incluso, existen foros en internet en los que se discute utilizar sal para separar el etanol de los demás componentes químicos del producto.

¿Práctica mortal?

Cuando uno ingiere una gran cantidad de gel antibacterial, no sólo se afecta el sistema nervioso al presentar signos y síntomas de emborrachamiento, también compromete al sistema respiratorio y la función cardiaca. Puede conllevar a la pérdida de consciencia similar a una borrachera y, en los casos más extremos, la muerte por depresión respiratoria.

 

“Los casos de fallecimientos han sido porque, tras el envenenamiento, se descubre que el paciente también padece de otra condición de salud, como deficiencia cardiaca o renal, diabetes o una enfermedad respiratoria”, explicó López.

Al llegar a las salas de urgencias, los pacientes son estabilizados con oxígeno y suero. En los casos más severos de envenenamiento, los niños son sometidos a diálisis en los riñones, para drenar el alcohol en la sangre.

Además de restringir la venta de gel antibacterial, ya hay algunas compañías que publicitan alternativas de gel antibacterial 99.9 % libres de alcohol etílico, a fin de frenar los crecientes casos de envenenamiento.


PAGE TOP